Pez mandarín

Pez mandarín

Pez mandarín

El crepúsculo es el momento del día en que se produce uno de los eventos más fascinantes del mundo marino: el apareamiento del pez mandarín. Por tanto, estar sentado en una silla viendo la puesta de sol no es la mejor opción para los amantes del buceo, especialmente si se encuentran en un lugar como Kapalai o el estrecho de Lembeh.

Llamado científicamente Synchiropus splendidus, el pez mandarín es también uno de los peces más impresionantes, hermosos e interesante del océano. Bien podrían ser la criatura más claramente modelada que jamás hayas visto cuando te sumerjas.

El pez mandarín es además un tema fotográfico popular debido a su impactante belleza y hábitos interesantes. Sin embargo, esta especie pequeña y tímida de pez tropical puede ser complicada para fotografiar, ya que entra y sale de la vista con rapidez, y aparece brevemente al anochecer para aparearse y aparentemente deseando evitar cualquier luz brillante.

Características distintivas

El nombre de pez mandarín proviene de su extraña y extrema coloración, que se asemeja a las túnicas de un oficial imperial chino, llamado así: mandarín. Los colores estándar de estos peces son un fondo azul con líneas anaranjadas onduladas. A pesar de que está dominado por el azul, el amarillo, naranja, morado y verde también están presentes en el cuerpo de este pez, que parece haber salido de la mente imaginativa de un niño con lápices de colores. Estos peces también a veces se llaman peces psicodélicos debido a sus tonalidades más bien extrañas, que tienen que ser vistas para ser creídas.

Los mandarines son muy solitarios durante el día, pero pueden verse encaramados o saltando entre las ramas de coral. Nadan con una rápida pulsación de sus aletas, lo que tiende a hacer que se vean como si estuvieran rondando mucho, como un colibrí.

Características distintivas del pez mandarín

Es una tarea fácil distinguir al pez mandarín de sus especies primas, principalmente por la coloración. En estrecha relación con ellos hallamos al pez mandarín manchado (Synchiropus picturatus), que cuenta con un fondo de color verde con puntos naranja, azul y negro sobre él.

El pez mandarín también se distingue por su forma inusual, ya que tiene una cabeza ancha y deprimida. Generalmente, esta especie es pequeña, alcanzando sólo alrededor de seis centímetros de longitud. Tiene cuatro espinas dorsales, ocho radios blandos dorsales y no presenta espinas anales. Para distinguir a los machos en una pareja o población de pez mandarín, el observante puede fijarse en el mayor tamaño de los machos o buscar una primera espina dorsal muy alargada.

Hábitos alimenticios

Los hábitos alimenticios del pez mandarín guardan cierta similitud con los de las aves, fundamentalmente porque estudia sus alimentos antes de comer.

En este sentido, son, comedores lentos, cuidadosos y quisquillosos, y por lo tanto no son un fuerte contendiente en la búsqueda de alimentos.

Se alimentan principalmente de pequeños gusanos, protozoos y pequeños crustáceos como isópodos, misidáceos y anfípodos.

Hábitos alimenticios del pez mandarín

Si usted tiene la oportunidad de encontrarse cara a cara con el pez mandarín, debe mirar de cerca una de sus características más notables: sus grandes ojos establecidos hacia afuera. Este par de ojos es una adaptación ideal para la caza de alimentos y la alimentación en los entornos de poca luz bajo el agua, que le ofrece al pez una amplia variedad de pequeños invertebrados adecuados para su dieta.

Reproducción

Justo antes de que el sol se pone, de tres a cinco hembras de la especie hacen su camino a una región particular del arrecife, de recogida, que luego es visitada por los machos para ejecutar el comportamiento o rutina de cortejo, con la esperanza de atraer a las hembras.

Los machos visitantes pueden recorrer varios sitios en una sola noche para difundir su esperma entre un número de diferentes hembras.

El éxito entonces de un macho es definido por el acompañamiento de una hembra, que si acepta al visitante lo acompaña descansando sobre su aleta pélvica. Una pareja de mandarines, hembra y macho, se alinean juntos vientre a vientre y suben lentamente alrededor de un metro por encima del arrecife.

Una vez que están en la cima de su ascenso, se liberan espermatozoides que crean una nube de huevos (generalmente hasta 200) y luego el pez desaparece en un instante.

Reproducción del pez mandarín

Los huevos fertilizados están desde ese punto a merced de la corriente y normalmente les toma entre 18 y 24 horas salir del cascarón en larvas de un milímetro de largo. Durante un período de hasta 2 semanas, permanecen alimentándose de plancton, sin la participación de los padres, hasta que finalmente se asientan en el arrecife y eligen un hábitat apropiado en el que vivir durante los próximos 10 o 15 años.

Con sólo un pequeño número de mujeres activas en una población de la especie, la competencia entre los machos es alta. En el mundo del pez mandarín el tamaño sí importa, ya que los machos más grandes y fuertes tienden a ser favorecidos por las hembras para aparearse con más frecuencia que los machos más pequeños.

Debido a las menores posibilidades de apareamiento, los machos más pequeños han desarrollado una medida más bien desesperada compensación. Son conocidos por correr grandes distancias de su hábitat en busca de parejas de apareamiento y liberar gran cantidad de esperma, esperanzados en la ocurrencia de una fecundación aleatoria. Afortunadamente, este comportamiento no se ve a menudo entre la especie humana, excepto en algunas películas "de interés especial".

Para cualquier buceador semiserio, este ritual de apareamiento único es sin duda un evento de obligada consulta o visionaje. Se sabe que el apareamiento se produce durante varios meses al año, así que no hay excusas para no tener un asiento de primera fila, que permita disfrutar de este espectáculo.

Synchiropus splendidus

Depredación

El pez mandarín es uno de los pocos peces marinos que no tiene escamas. Como compensación para la protección, ante esta falta de escalas, el pez mandarín está protegido por una piel viscosa y maloliente, recubierta con una mucosa que no sólo los protege de la mayoría de las enfermedades parasitarias de la piel, sino que también desalienta a potenciales depredadores por el olor y sabor horribles. Su brillante coloración viva también sirve para advertir a los depredadores de que constituyen un “manjar” nada agradable.

Hay poca información sobre los depredadores específicos de esta especie, aunque es conocido que los cabrachos (Scorpaena scrofa) pueden acechar para atrapar a un pez mandarín desprevenido, normalmente durante el ritual de apareamiento.

Distribución y hábitat

Los peces mandarines son tímidos y en su mayoría pasivos. Normalmente se encuentran habitando camas de escombros de corales rotos o bajo coral muerto. Son tan tímidos que cualquier respiración pesada o movimiento los va a asustar y llevar de vuelta a sus refugios.

Por lo general, se encuentran en grupos o parejas en las crestas de los arrecifes y las pendientes de lagunas abrigadas en gran parte del Pacífico Occidental y en el Triángulo de Coral de la biodiversidad, que incluye Malasia, Indonesia, Filipinas y Australia.

Hábitat del pez mandarín

Consideraciones Ecológicas

La especie está amenazada por la sobrepesca, los métodos de pesca destructivos y la destrucción del hábitat.

Desafortunadamente, debido a su sorprendente y hermosa coloración, y movimiento llamativo, el pez mandarín es muy codiciado por el comercio de acuarios y las prácticas para obtenerlo y satisfacer esta demanda tienden a eliminar su hábitat marino.

Puesto que son notoriamente quisquillosos y también muy exigentes con la condición del agua que les gusta habitar, en realidad los mandarines no son adecuados para habitar en acuarios domésticos y muchos mueren si viven en esas condiciones.

Compártelo en tu red social: