Pez luna

Pez luna

Pez luna

No hay demasiados sitios de buceo en el mundo que puedan presumir de la presencia del magnífico pez luna, pero los que lo hacen, deben estar legítimamente orgullosos de ello. El buceo con peces luna le proporcionará al que lo experimente un recuerdo inolvidable. Observar un disco plano y extraño que cuelga cerca de la superficie, además de unos grandes ojos tontos, no es algo que se viva en repetidas ocasiones.

Avistar ejemplares de esta especie es entonces algo magnificente, pero lo sería aún más si usted conociera una cosa o dos acerca de ella, algo que podrá vencer mediante la lectura de este artículo.

Si usted buceara cerca de la superficie en Nusa Penida, en Bali, o en Punta Vicente Roca, en las Islas Galápagos, es posible que vea a esta gran criatura de aspecto torpe, casi plano, que aparece como una cabeza grande equipada con largas aletas de barrido encima y por debajo.

El pez luna se encuentra generalmente en aguas oceánicas, pero de vez en cuando va a la bajura. Esto ocurre entre julio y septiembre de cada año en Bali, lo que hace a estos meses el mejor momento para ver ejemplares de la especie. Debido a que a menudo se ven en la superficie, los peces luna se confunden a veces con los tiburones debido a su gran aleta dorsal que sobresale en el aire, y que solapa cómicamente.

Características distintivas del pez luna

Características distintivas

El pez luna es un pez de aspecto inusual. No tiene aleta caudal pero en cambio tiene un clavus, que está formado por extensiones de la dorsal y los radios de la aleta anal. Esto toma el lugar de una verdadera aleta de la cola. El clavus es redondeado y su piel gruesa está cubierta de enormes cantidades de moco.

Normalmente un pez luna es de un color opalescente plateado y puede exhibir patrones sorprendentemente cambiables de manchas. Un ejemplar fue hallado con un tamaño de 3,1 metros y un peso de dos mil 235 kilogramos, por lo que la especie puede clasificarse como el pez óseo más pesado del mundo.

Hace unos años un pez luna se quedó atascado en la proa de bulbo de una compañía cementera australiana, frenando la nave de 14 a 11 nudos. El gran pez se retiró y pesó aproximadamente mil 400 kilogramos y su piel era tan áspera, que había llevado los trabajos de pintura de la nave de nuevo al metal desnudo.

El pez luna, como se puede adivinar por su apariencia, procede del mismo orden que los peces globo y puercoespín. El nombre de la orden, Tetraodontiformes, se refiere a los cuatro dientes fusionados que forman el pico característico.

Comportamiento del pez luna

Comportamiento

El pez luna se ve a menudo cerca de la superficie, ya sea dispuesto en su totalidad, agitando la aleta dorsal de lado a lado como contoneándose bajo el agua, o volcado mientras nada, como un panel solar absorbiendo los rayos del sol.

A pesar de su gran tamaño, y de que puede alcanzar una velocidad de crucero, no es muy ágil en el agua. Es un pez bastante dócil y no representa una amenaza para los buceadores.

Aunque los peces luna suelen ser criaturas tímidas, se ha comprobado que se han acostumbrado a los buceadores en ciertos sitios de buceo.

Las lesiones en humanos derivadas de percances o ataques de estos peces son muy raras, pero existen registros de grandes ejemplares que saltan desde el agua a barcos, por lo que puede decirse que son más una amenaza para los navegantes, que para los buceadores. Una colisión con un pez luna puede provocar daños sustanciales al casco de una embarcación y sus cuerpos pesados y gruesos pueden dañar las hélices de buques de gran tamaño.

Hábitos alimenticios del pez luna

Hábitos alimenticios

Una gran parte de la dieta del pez luna se compone de medusas, complementadas con calamares, crustáceos, anguilas, hierba marina, larvas de peces, peces pequeños, zooplancton y medusas peine.

A pesar de la variedad de la dieta, el valor nutricional de estos aperitivos es bastante bajo. Para mantener el tamaño de un pez luna, se necesita consumir mucho alimento y por lo tanto estos peces ingieren grandes cantidades. Como la dieta sugiere, se alimentan a través de las profundidades del océano, de la superficie a aguas más profundas y, en algunas zonas, hasta en el fondo del océano.

Los dientes del pez luna se han fusionado para formar un pico de clases, que se utiliza para el craqueo de la parte de cáscara dura de la dieta. La boca pequeña, combinada con la succión y la escupidera de agua, es ideal para rasgar la carne y hacer a las presas más suaves. A lo largo de los dientes faríngeos se encuentran los de la garganta, que muelen trozos de comida en trozos aún más pequeños antes de que terminen en el estómago.

Reproducción

Las zonas de reproducción del pez luna se dice que están dispersas por el mundo, por lo que el ritual de apareamiento y las prácticas sexuales de la especie siguen siendo poco conocidas. Lo que se sabe es que la hembra produce la mayor cantidad de huevos entre los vertebrados. De hecho, ostenta el récord mundial Guinness, con más de 300 millones de huevos descubiertos en una muestra de 1,5 millones. Los huevos son liberados en el mar abierto, para ser fertilizados externamente.

No hay nidos y las madres no velan por el desove.

Por lo general, el pez luna es definido como una criatura solitaria. Hacen excepciones durante la época de cría, cuando se pueden observar nadando en parejas.

Ciclo de vida del pez luna

Ciclo de vida

De los huevos a la deriva en el océano abierto eclosionan las larvas, casi imposiblemente pequeñas teniendo en cuenta lo que crecen hasta que se hacen adultos.

Las larvas de un pez luna tienen menos de 2,5 milímetros de tamaño y se desarrollan en alevines. Es en esta etapa que las conexiones familiares del pez luna con el pez globo resultan más evidentes.

El pez luna en cautiverio ha llegado a vivir hasta 10 años, pero en la naturaleza se dice que posiblemente puedan vivir por cerca o más de un siglo.

Su tasa de crecimiento es indeterminada, pero un joven pez luna en el acuario de la bahía Monteray pasó de 26 kilogramos a 399 en apenas 15 meses. En igual período, alcanzó un tamaño de casi 1,8 metros. En general, se acepta que las larvas de pez luna se harán millones de veces más grandes durante su ciclo de vida.

Depredación del pez luna

Depredación

La mayoría de los depredadores pequeños eligen algo más fácil de comer que el gran pez luna con su piel gruesa y elástica. No obstante, los ejemplares pequeños y más jóvenes podrían ser fácilmente tragados por el atún, los delfines y otros peces de gran tamaño.

Los adultos con más frecuencia son víctimas de las orcas, tiburones y leones marinos, quienes parecen darles caza por diversión.

Sin aletas dorsales, el pez luna es bastante inmóvil y los leones marinos a menudo van a la carga contra la primera aleta dorsal. Una vez que el pez se inmoviliza, los leones marinos van a lo profundo para luego resurgir disparados hasta chocar el lado del pez luna con la cabeza.

Un ejemplar de pez luna impotente, pero no consumido y que aún vive, suele quedarse en el fondo del mar para morir.

Mola mola

Los seres humanos también hacen presa al pez luna. A pesar de que contiene las mismas neurotoxinas del pez globo, se sigue considerando una delicia culinaria en Japón, Corea del Sur y Taiwán. En la Unión Europea se prohibió su carne, mientras que ciertas partes del pescado también se utilizan en la medicina tradicional china.

Aparte de la pesca concreta del pez luna, la especie es a menudo víctima también de las redes de enmalle, aunque accidentalmente.

Otras causas de muerte son las colisiones con embarcaciones, sobre todo cuando ejemplares son aspirados por las hélices de los barcos más grandes.

La contaminación y el arrojo de desechos a los mares es también una causa de muerte, ya que el pez luna es incapaz de cerrar su boca y, en consecuencia, succiona la mayor parte de lo que se cruza en su camino, sea comestible o no. Por tanto, los escombros pueden causar lesiones y hasta la muerte.

Distribución del pez luna

Distribución

El pez luna se encuentra en todo el mundo tanto en aguas templadas como en tropicales. Las diferencias entre los que se encuentran en los océanos Atlántico y Pacífico se han estudiado, aunque las diferencias entre los individuos de los hemisferios norte y sur son mínimas.

A pesar de también ser llamado pez sol, porque pasa mucho tiempo en la superficie tomando el impacto de los rayos del astro rey, el pez luna pasa gran cantidad de su tiempo en profundidades mayores a los 200 metros, llegando incluso a profundidades de 600.

La especie prefiere aguas más calientes, ya que la exposición prolongada a temperaturas inferiores a 12 grados Celsius le pueden resultar desorientadoras y conducirla incluso a la muerte.

Una teoría de por qué el pez luna toma el sol cerca de la superficie es que busca los efectos de una recarga térmica, tras bucear en las profundidades frías del océano.

Fotos del pez luna

Consideraciones Ecológicas

Gran parte de la biología del pez luna sigue siendo desconocida o poco conocida, aunque hay investigaciones en curso. A través del marcaje por satélite, muestreo de áreas, análisis de tejidos y muestras de evidencia anecdótica, constantemente se recopilan datos sobre esta extraña criatura majestuosa.

Debido al carácter abierto y poco definido de variables como la tasa de crecimiento y la edad máxima, el impacto de la pesca accidental, la pesca comercial y la muerte por los depredadores o la contaminación, aún no se ha descubierto totalmente el estado de conservación de la especie ni su tasa de repoblamiento.

Compártelo en tu red social: