Pez loro

Pez loro

Pez loro

Encontrarse engullido de repente por un gran grupo de peces loro, en su camino a través de acres de arrecife de coral, es una experiencia que no se olvida fácilmente.

Usted puede estar ocupado inspeccionando los recovecos de un arrecife o deslizándose suavemente a lo largo de una fuerte caída, cuando de repente sus sentidos se percatan de la presencia de estos magníficos peces. Normalmente viajan en grandes grupos, llamados escuelas,  por lo que parecen un escuadrón de merodeadores que molestan los oídos de los buzos con su ruidoso crujido y excretando bocanadas de arena fina en el fondo del océano.

Con cuerpos como grandes masas verdes, cabezas rosadas contundentes y abiertas, y dientes prominentes, esta especie no podrá ganar ningún concurso de belleza, pero constituye un gran tema fotográfico y proporciona una sustitución interesante para los buzos o inmersionistas que aman la sensación de la fina arena blanca entre los dedos de los pies mientras se pasea a lo largo la playa.

En este artículo, te proponemos dar un repaso a las principales características del pez loro, para que comprendas por qué es tan especial, a pesar de no resultar atractivo.

Características distintivas del pez loro

Características distintivas

El cabeza jorobada es el más grande de los peces loro, al alcanzar 1,30 metros de longitud y un peso de hasta 46 kilogramos. Se distingue por placas de dientes de pico, cubiertas sólo parcialmente por los labios carnosos.

Machos y hembras tienen el mismo aspecto en esta especie. Los jóvenes presentan un color marrón verdoso con cinco bandas de manchas blanquecinas dispuestas verticalmente a lo largo de su cuerpo. De adultos, desarrollan un bache pronunciado vertical en el perfil de la cabeza. Cuando están bien desarrollados, el color varía de oliva o verde azulado a gris pizarra, con un resplandor de amarillento a rosado en el frente de la cabeza.

Comportamiento

Gregario por naturaleza, el pez loro se puede agrupar en cardúmenes de entre 20 y 100 peces, descansando en la noche en aguas poco profundas, pisos de laguna de arena, alrededor de las cuevas o en restos de naufragios. Durante el día, los adultos se mueven a medida que recorren el arrecife de coral en busca de comida.

En las zonas donde están expuestos a la presión de la pesca o el tráfico de alta mar, los peces loro desconfían de los arrecifes, por su cercanía a los hábitats humanos. En las áreas marinas protegidas, estos gentiles gigantes son mucho más accesibles e incluso indiferente a los buzos, que a menudo se pueden llevar un buen susto ante la aparición imprevista de un ejemplar ante sus ojos.

Hábitos alimenticios del pez loro

Hábitos alimenticios

Los peces loro se alimentan principalmente de algas bentónicas y coral vivo.

Durante el día, la escuela deja la laguna arrecifal. Los adultos se desplazan más lejos mientras que los jóvenes permanecen cerca de casa, en las praderas marinas.

Esta especie hace gala de su nombre, ya que de vez en cuando golpea el coral con la cabeza, rompiéndolo en pedazos más pequeños para consumirlos con mayor facilidad.

De igual forma, está equipada con dientes faríngeos en la parte posterior de su garganta para moler con la fuerza suficiente el coral duro, y convertirlo en una pasta digerible. Todos los elementos no digeribles pasan a las heces de los peces, creando sedimentos vitales.

Como cada pez loro consume hasta cinco toneladas de carbonatos arrecifales por año, son importantes productores de arena de coral, que impacta positivamente la capacidad de recuperación del ecosistema de los arrecifes coralinos. Por supuesto, esta fina arena blanca a menudo termina el lavado en tierra, por lo que puede pensar en los peces loro la próxima vez que se encuentre en una playa de arena suave.

Usted puede estar agradecido de que la arena bajo sus pies haya pasado por el canal alimentario de algunos loros, aunque el excremento de los peces podría no ser un gran tema de conversación durante un paseo romántico por la arena.

Reproducción del pez loro

Reproducción

La mayoría de los peces loro comienzan su vida como hembras, incluso los machos poseen cualidades hermafroditas que se activan durante un período de prereproducción, para someterse a los cambios fisiológicos necesarios para ser de ese sexo cuando el macho dominante muere o deja el grupo. Las actividades de cortejo y desove pelágicos se producen durante la madrugada de un ciclo lunar.

Las grandes reuniones de hasta 100 peces loros reproduciéndose se pueden estudiar en la desembocadura de un canal, cerca de canaletas o promontorios.

Dos peces voluntariamente se juntan, hasta aproximadamente un metro por debajo de la superficie, donde ejercen una neblina de espermatozoides y óvulos. Luego, la pareja vuelve al banco de arena.

Ciclo de vida

Las larvas de peces loro recién nacidos van a la deriva con la corriente, donde se alimentan de algas hasta que puedan buscar refugio en las aguas poco profundas. Prefiriendo los sistemas de raíces de los bosques de manglares y lagunas de pastos marinos, donde se alimentan principalmente de algas marinas durante un máximo de tres años, período tras el que se unen a los adultos en los arrecifes.

De lenta maduración, los peces loro solamente son capaces de reproducirse cuando rebasan los 60 centímetros de longitud. Teniendo en cuenta que viven hasta 40 años y crecen hasta 130 centímetros (1,30 metros), la reposición de la especie puede calificarse de lenta.

Ciclo de vida del pez loro

Depredación

De vez en cuando los peces loro son presa de grandes tiburones, aunque los seres humanos representan la mayor amenaza para ellos.

Regresan a la misma ubicación cada noche a dormir en grandes cardúmenes, lo que les hace extremadamente vulnerables a los pescadores submarinos y rederos. Además, hay una gran demanda de estos peces en el comercio de acuarios. Tradicionalmente este pez también es capturado para eventos ceremoniales y tiene un alto valor cultural significativo en ciertas comunidades.

Distribución

Los peces loros prevalecen cerca de los arrecifes de coral en toda la región del Indo-Pacífico. Las concentraciones más altas de esta especie se encuentra en Micronesia, Malasia y la Gran Barrera de Coral de Australia. Desafortunadamente, han sido pescados hasta la extinción en algunas regiones.

Hábitat

La rutina diaria del pez loro siempre lo mantiene cerca de los arrecifes de coral, de los que dependen para alimentarse. Se adentran en las lagunas de arena poco profundas, pero luego en la noche buscan cuevas y restos de naufragios para dormir.

Al amanecer los adultos se aventuran en barreras de mar adentro o franjas de arrecifes hasta una profundidad de 30 metros. Los jóvenes por su parte permanecen en las lagunas más abrigadas y fondos marinos cubiertos de hierba.

Scaridae

Consideraciones Ecológicas

El pez loro es clasificado como "vulnerable" por la Unión Mundial para la Naturaleza, que lo ubica en su “Lista Roja de Especies Amenazadas".

El crecimiento lento y la reproducción tardía dan como resultado una lenta reposición de la especie, lo que la hace muy vulnerable a la sobrepesca.

La mayor presión proviene de la industria pesquera comercial. La pesca submarina asistida en el pasado dio lugar incluso a que el pez loro fuese casi pescado hasta la extinción en las islas Fiji.

Por suerte, comunidades de las islas obtienen beneficios económicos valiosos a partir del turismo de buceo, haciendo a la especie más susceptible a las estrategias de conservación.

Los reglamentos de pesca en muchos países ahora incluyen la prohibición del uso de la lanza de pesca y la pesca nocturna del pez loro; y un número cada vez mayor de arrecifes de coral está siendo declarado como áreas marinas protegidas o zonas de "no pescar".

Estas medidas son vitales para la continuación de la presencia del pez loro en nuestros océanos y se espera que paulatinamente logre el incremento de la especie.

Compártelo en tu red social: